Carta de amor


Cariño mío:
En estos días de primavera, cuando el sol con sus tibios rayos calienta mi rostro, siento la imperiosa necesidad de expresar el remolino de sentimientos que experimento en mi interior. Escribo a corazón abierto para ti porque temo que se desvanezca la intensidad con la que ahora lo siento y cuando puedas comprenderme, no pueda transmitirte con vehemencia todo lo que siento en estos momentos. Sé que tardaras muchos años en poder leer esta carta y todas las sucesivas, pero no quiero dejar volar las infinitas sensaciones que noto al pensar en ti.
Y aunque estas palabras no puedan expresar la magnitud de mi amor, por lo menos sé que estas cartas serán testigos de un ínfima parte de todo lo que siento arremolinado en mi corazón.
Jugueteo con el bolígrafo en los dedos y me regodeo imaginando tu dulce rostro y, sin haberte conocido, siento que ya te amo.
Noche tras noche noto como me robas el sueño, pero no te culpo. Al contrario, te agradezco ese momento que me permite continuar soñando contigo.
Me desvivo pensando en ti y, en los miles de suspiros que me arrancas, me prometo darte lo que tengo, aunque sea mi vida. También me prometo darte aquello que no poseo.

La alegría de amarte disuelve cualquier nubarrón negro de miedo, disipa el temor trasformándolo en espera, infinita paciencia y dulce esperanza.


Mis ojos se humedecen y alguna lágrima furtiva resbala por mi mejilla cuando pienso en ti. Cuando pienso en ti ilimitadas ilusiones creo, imaginando un universo de estrellas que alumbren tus miedos desapareciendo en la oscuridad. Imagino astros luminosos colgados en tu lecho iluminando tus desvelos.

Te imagino teniendo estas cartas entre tus manos temblorosas, leyendo cada línea sorprendido y extrañado, pensando e imaginando como puedo amarte antes de que realmente existas.

Pero créeme cuando te digo que ya te amo, hijo mío. Te amo aunque aún no te haya conocido. Te siento dentro de mí, vives dentro de mí y cuando oigo mi corazón, siento el mismo latido en tu diminuto corazón. Elegí la difícil profesión de ser madre, pero es una vocación que llevo dentro.
Soy tu madre, soy mamá para ti. Y cuando el frío viva en el ambiente llegarás a este mundo, pero no temas mi amor, mi corazón cálido te arropara. Tendrás siempre mi dedo para aferrarte con tu chiquitina manita para emprender el arduo camino de la vida y vivir.
Tu mama.

Comentarios

  1. Hola Antonio:
    Ser madre es un gran sentimiento, a veces es dificil espresarlo, pero creo que esta vez lo conseguí.
    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Saga Coincidence de Laura Sánchez Herraéz

Reseña: " No digas que fue amor" de F. J. Zornoza

Reseña: "Siete libros para Eva" de Roberto Martínez Guzmán